sábado, febrero 26, 2005

A mi amiga Lau...


Martes 26 de febrero del 2002, hace tres años, cuando preparabas tus días en París por trabajo y tus vacaciones en Italia, decidimos juntarnos a tomar un café en el Patio del Cabildo. Ese cafe no duró mas de 40 minutos, y esos pocos 40 minutos te alcanzaron para cambiarme la vida!!!
Entramos, nos sentamos y me mostraste, orgullosa, las guías de París y la de Italia. Recuerdo que abrí tu guía, y mientras la miraba me dijiste:
"Marce, y si hacemos Italia juntas, viajamos, conocemos, y después te quedas allá, en el lugar que más te guste..., Estás cansada de Córdoba, de Argentina, de tu trabajo, desde hace meses solo decís que te querés ir".
Te dije que estabas loca, que aunque era mi sueño no podía hacerlo, que no tenía con qué, ni cómo, que hubiera hecho lo imposible, pero no podía...
Entonces lo imposible lo hiciste vos, me ofreciste bancar esa locura, y de paso darme fuerza los primeros días lejos de casa. Lo hiciste por ser mi amiga, por que me querías, porque habíamos pasado juntas un montón de cosas, porque confiabas en mi y porque decidiste ser mi ángel en esa decisión.
Y no te conformaste con eso... hasta te encargaste de dejarme en buenas manos, una vez que separamos nuestros caminos.
Y aca estamos, pasaron 3 años desde ese día en el que volví a mi trabajo con un nudo de felicidad en la garganta, llamé a mamá para contarle tu locura, y recibí como respuesta un "andá Marce", entonces me puse a buscar un billete aéreo que partiera en no más de 7 días.
Era todo tan rápido que no hubo tiempo de pensar en nada, ni de tener miedos, y en el medio, tus llamados trasmitiendo la emoción de un viaje que no era como los otros que habíamos hecho juntas. Cuánta fuerza me diste loquita!...
...Y cuánta fuerza me das todavía!!!, cuánta fuerza me da verte con Joaquín, cuantas ganas de abrazar y besar a tu hijo... cuántos proyectos de seguir haciendo viajes juntas con hijos al hombro (aunque yo pueda hasta ahora contar solo con una perrita!).
En nuestras vidas pasaron un montón de cosas, y no obstante la distancia y el tiempo aún seguis siendo mi ángel, mi mejor compañera de viajes, mi confesora y la mejor amiga que tuve y que tendré jamás.


GRACIAS, te lo dije alguna vez no?

4 comentarios:

juanpol dijo...

que bien... que lindo marcela!

me gusta cuando la gente habla asi como vos o haces con laura. evidentemente lo que han vivido juntas es genuino. :)

me quedo con dos cosas:

1) "...esos pocos 40 minutos te alcanzaron para cambiarme la vida!!!...", lo cual me hace pensar que hay deciciones que se toman en ese momento o... vaya uno a saber cuando y si se nos presenta una segunda oportunidad. ME ENCANTA, la gente que no se paraliza en situaciones como esa

2) "...Y cuánta fuerza me das todavía!!!...", y pienso... mejor dicho, no solo pienso sino que BRINDO por ustedes dos, joaquin y luna... y canto: -pá parapapá parapapapá!-.animo! que hay mucho por recorrer!!!! :D

Ines dijo...

Qué lindo es contar con alguien así!! Y qué bueno que haya sido la mentora de una gran parte de tus logros!
Un beso grande

efra dijo...

no solamente los amigos nos ayudan a cumplir nuestros mas preciados sueños, sino que hacen que seamos asi como somos el dia de hoy.
saludos y muchos besos.

Sergi dijo...

Vengo aquí cayendo desde el blog de mi querida Poledra. Y vine porque Roma me atrae desde siempre y no pisé aún sus calles...

Y te dejo un comentario por dos motivos... uno, por invitarte a visitar mis Alas, y otro, la pura verdad, para decirte que tienes una mirada que provoca vértigo ;-)