miércoles, marzo 02, 2005

Siete días

Ay, Marce... me late fuerte fuerte el corazón cuando leo todo lo que ha pasado y hemos pasado. Parece ayer que olíamos el olor a nuevo del libro de Italia, pidiendo un cortadito en el Cabildo cordobés. ¡Tres años... !¿Muchos, no? A mí, que me gusta vivir el tiempo tan intensamente; a vos, que no te gusta que se te escapen los minutos; a las dos, porque la arena va cayendo... tres años suenan a demasiados.

Pero creo que no es la medida del tiempo la que pesa, sino los giros que dieron nuestras vidas desde entonces.

Nos miro hace varios años ya, cuando estudiábamos periodismo y éramos tan diferentes. O no tan lejos, cuando hacíamos asados en Icho Cruz y explotábamos de risa de las cosas del día a día. ¿Quién hubiera apostado a que íbamos a hacer lo que hoy somos?

Creo que es la sensación de que el tiempo avanza, de que no somos tan jóvenes, de que hay cosas que hay que ir pensando en "hacer ya" lo que hace cosquillas en la panza. Tiempo atrás, todo eso estaba en la agenda del “alguna vez”, del “ya será”, del “veremos”. Pero el tiempo avanza y, de vez en cuando, el sorteo de la vida canta tu número.

A la vez pienso que si tres años parecen tantos es porque les dimos el sabor que se merecen: les pusimos buena salsa y les disfrutamos hasta la última gota. Sé bien que sos así. Que un par de palabras de aliento y un buen abrazo son más que suficientes para que cargues la mochila de los sueños y des el primer paso. Primer paso al que le siguieron miles, océano de por medio incluido.

Me enorgullece todo lo que contás de mí: es un honor inmenso saber que uno camina y deja huellas. Y más aún si se marcan en el camino de los amigos, no?

Me da mucha nostalgia por descubrirte a veces triste, muchas nostálgica. Como amiga, me da miedo que te inunde la soledad, de esa que embriaga el alma pese a que uno esté rodeado de la gente que quiere y de las muchas gambetas que te permite hacer la tecnología.

Me halaga las palabras lindas que me dedicás: yo también te quiero muuucho y si no digo en voz alta que te extraño, amiga, es para no hacerte más pesada la distancia.

Pero no te preocupes: vamos a tener otra vez nuestros siete días, con decisiones tan alocadas que, otra vez, cuando pasen otros tres años, nos parecerán tan pocos para haber vivido tanto. No te sorprendas, que Cabildos habrá varios.

Te quiero mucho, feliz aniversario!

Lau, invitada a este blog.

8 comentarios:

mardevientos dijo...

Lau, lau.... que regalito me hiciste!!! que recuerdos, que ganas de cafés en el Cabildo tomando decisiones giratorias otra vez... Nunca me puse a pensar hasta ahora que era lo que mas nos unía, y ahora entiendo que son esas ganas de vivir intensamente cada cosa que se nos presenta... como vivis a Joaquin ahora, como llevo vividos estos tres años, y como vivimos tantas otras cosas juntas... y las viviremos todavia!! Te extraño Lau... y no tengo miedo de decirlo, aunque eso me provoque más nostalgia. Porque es esto lo que mas me hace falta, la complicidad, las charlas, la amistad verdadera... Besitos Rubia!

Flor dijo...

Qué lindo!!! Me hiciste llorar Lauuu.
Un beso a las dos y viva la amistad
:)

juanpol dijo...

que lindo lo que escribis laura. :)

Perfectura Banal dijo...

Que valor tiene uds. Las felicito por haber tomado tan grande decisión...se nota que los lazos fuertes que las unen les dan un inmenso soporte...la mejor de las suertes!!

Abril.

Flor dijo...

Che, yo sí que veo las fotos, no sé...
Después de lo de argenautas, todo es posible
:)

Sebas dijo...

Hola Marce, muchas gracias por visitarme siempre en el blog y dejarme algun comment. Felicidades y vos también al igual que Flower ( del blog la curiosidad mato al gato) sos brillante escribiendo.
A proposito,queria avisarte que ella ha puesto un link a tu blog allá, date una vueltita para visitar a nuestra compatriota, besitos y ta luego.

Sebas dijo...

No quiero olvidarme de enviar también un saludito para Laura, besos, suerte, ta luego desde la docta.

mardevientos dijo...

La brillante aca es mi amiga Lau Sebas!!! yo mas que brillante, a veces soy opaca escribiendo!!!
Flor... si casi lloras es de alegria no?
Abril, los lazos entre la rubia y la morocha son fuertisimos!!!!!
Juan, lo de Laura es muyyy lindo :)