miércoles, agosto 23, 2006

Roma, ciudad fantasma...

Casi dos semanas, despertandome con musica a la mañana, desayuno en el bar mirando el mar, algunas lluvias dirpersas que nos daban el aire justo, con la piel juntando sol desde la mañana, disfrutando el silencio de la playa en las primeras horas de la siesta, Massimo de frente la parrilla encendida de noche con algo carne o las infaltables bruschettas, amigos que van y que vienen, la hermanita que vuelve de la Argentina y que pasa gran parte del tiempo al telefono con uno de Londres, algún esporádico ataque razista de un italiano que me grita "ustedes latinoamericanos estacionan siempre asi?" cuando él estaba estacionado, desde antes, peor que yo! y la latinoamericana (yo) que le responde "evidentemente aprendimos de ustedes los italianos".
Y un día, casi sin darme cuenta del regreso, me encuentro encerrada en este estudio que, este año, me toca reabrir solo a mi. Una semana "haciendo guardia" por si pasa algo. Pero no pasa nada, que puede pasar en un país como Italia en la semana entre el 21 y el 25 de agosto? Ni una llamada, ni un mail... ninguna urgencia! (y claro, aca no hay medicos, sino abogados!)
Los quince minutos cotidianos desde casa al trabajo, se redujeron a no mas de 7, los semáforos siempre estan en verde, las calles vacías y hasta se puede estacionar sin necesidad de hacer marcha atrás de todos los espacios que hay!. Roma en agosto parece una ciudad fantasma, donde solo quedaron millones de mosquitos para atacar a los pocos que tuvimos la suerte de volver, ni soñar con necesitar un remedio, mucho menos con tomarte un cafe en un bar cercano, y ni siquiera de comprar el diario...! Todo, (o casi) esta cerrado por vacaciones!. Por suerte los amigos no cierran!!

Hace un año, tambien volví el 23!

martes, agosto 01, 2006

Regreso...

Sorry... no queria escribir, pero no porque no tuviera nada para dejar de recuerdo aca, sino porque cada vez que entraba y veía esa foto me resultaba un pecado escribirle algo arriba y quitarle ese puesto privilegiado de la primer cosa que aparecía cuando abría mardevientos... Claro, esto seguramente me pasaba solo a mi, asi que ahora, después de dos semanas vuelvo a escribir y decido poner esa foto en un portaretrato en la entrada de casa..
Después de 10 días que se fueron, cada uno cargado con sus valijas, recuerdos, risas, peleitas, y hasta un color que envidiarían sus vecinos/compañeros en Argentina, volví a la casa del mar, al mismo lugar donde nos sacamos esa foto, a esa casa donde cada uno puso su granito de arena y donde estuvimos todos juntos como creo que nunca habíamos estado, y apenas puse un pie adentro y vi todas esas marquitas familiares me vinieron ataques espontáneos de llanto, con esas lágrimas que al final tienen mas de lindo que de triste.
No estaban mas con sus ideas, sus trabajitos para hacer todo mejor, ni sus voces, ni nada, pero yo aún los veo caminando por el patio, limpiando las lámparas, el patio, poniendo las luces, y hablando todos en nuestro castellano de "sho-que querés-vení-traéme", en una casa donde siempre se hablaba solo italiano y que por una semana tratamos mejor que si fuera nuestra.

Uno que se dejó el champú, otras las gomitas de cabello en la cocina, otros arreglaron partes de la casa que nunca estuvieron en orden y hasta el mar que me recuerda a mamá que lo disfrutó como nunca.
Y es así que aún los veo.. en la playa, en el jardín, con el bote-bicicleta, en la cocina, y en todos los rincones de esa casa.
Hasta ahora no hicimos ningún "viaje", volvimos al trabajo después de dos días y creo que después de todo el stress que nunca paró, de verdad hacía falta... el viaje, por ahora, lo planeamos para otro momento... espero, eso si, que no dentro de tanto!