lunes, septiembre 25, 2006

Recuerdos de casi 10 años on line

Paso rapidamente por Verborragia y leo que el viernes fue OneWebDay, y sin saberlo antes, este fin de semana pensaba en mi historia on line que no tiene 10 años como la de Andres, pero casi los está por cumplir.
En el 97, después de comprarme mi segunda pc, una Compaq que parecía salida del espacio de la cual no encuentro ninguna foto on line, me sentí finalmente segura para lanzarme a la carrera de conquistar el espacio, y creo que desde ese momento, muchas de las cosas más importantes que me pasaron, fueron provocadas o al menos sembradas en ese intento de conquista.
Desde que empezó a sonar ese pit pittt del modem en el living de casa, ya nada sería lo mismo. La vieja Marcela cuyas curiosidades no iban mas allá de las noticias del diario local o los confines de la ciudad empezó a desaparecer para darle lugar a otra Marcela mas inquieta, y curiosa que eliminaba limites geográficos cada vez que podía.
Mi primer ataque lo tuve con los canales de chat desde junio del 97 y desde ahí me enamoré para siempre de la posibilidad de conocer personas y hacer amigos que no necesariamente vivieran a la vuelta de la esquina, compartieran la facultad, o fueran ex compañeros de la escuela. Asi nacieron algunas de las amistades más lindas que tengo como Nancy, que vivía en Los Angeles, o Rochi, otra que como yo, nunca sacó el enchufe de Internet, y con quien sigo en contacto.
Del chat del 97, una locura nocturna que duró unos dos años, pasé al ICQ, donde estarán guardadas horas de confesiones con Nancy
que tiempo después y gracias al mismo programita se convertiría en mi prima (prima prima de verdad con el mismo apellido). También desde acá empecé, un olvidado día del 2001 a intercambiar un "que hacés, donde estás" como tantos con alguien que estaba en Roma y que hoy comparte conmigo dos alianzas que son una, proyectos, sueños, una casa, y la responsabilidad de Lunita (nuestra terrible media dalmata), o sea Panini.
Con el trabajo, fui dejando un poco de lado ICQ, -muchas veces resultaba demasiado invadido de desconocidos-, para seguir siempre conectada, pero con el Messenger.
Llegada a Roma, soporté el período menos inquieto en la red, por culpa de mi nueva vida, siempre manteniendo el marquiroga (mail) al día con idas y venidas de respuestas.
Hasta que llegué hasta acá, a este pedacito pequeño en donde escribo de mi y continuo con el mismo espiritu del 97, conocer y conocer gente, alguno que quizás esta del otro lado del mundo, pero con quien en un modo es posible sentirse identificado.
Así, entre muchos otros conocí a Nico, que ahora puedo hasta llamar cuñado, a Sonia que me manda alfajores, y otros tantos.
Hoy, 9 años después, sigo online, cambie el marquiroga de hotmail por el de gmail, conservo el MSN, pero uso tambien Gtalk, e incorporé a la lista de infaltables Skype y Voip Stunt.
Paralelo a toda esta historia pasaron las respuestas a muchas de mis preguntas, casi siempre gracias a Google, las organización de casi todos mis viajes de mi vida (creo que gracias a Internet empecé a tener ganas de viajar y conocer), las lecturas decisivas antes de cada compra importante, los paseos, la emoción al ver como crecen Joaquín y los hijos de mis otras amigas, mi tratar de entender el mundo a través de La Nación,
Clarin, El Mundo, Repubblica, Corriere della Sera, entre otros o mi ciudad con La Voz., un poco de música, las ganas de leer un libro o de ver un film.
No se que hubiera sido de mi vida sin internet.. solo se que estoy contenta de haber nacido en un momento en el que era posible llegar a este "No limits" de conocimientos sin problemas.
Gracias a la red!


jueves, septiembre 21, 2006

Los billetes capicúas y la suerte

De chica, y no tanto, coleccionaba los billetes capicúa. Eran esos numeros que se leían iguales desde el inicio y desde el fin. Alguien (seguramente mi hermano Daniel) me habia dicho que si al subir al colectivo te tocaba uno de esos, te traian suerte. Entonces había tomado como regla el mirar el boleto cada vez que el chofer me lo daba a cambio de algunas moneditas, sobretodo cuando mis nervios estaban por las nubes porque la tarde anterior había dado 80 vueltas a la manzana en bicicleta con hermana, primos, vecinos, compañeros de la escuela, y de los libros nada.... Y si era capicúa, le destinaba la sonrisa y el pensamiento del "por hoy me salvé". No recuerdo detalles, pero el solo hecho que siguiera fiel a la búsqueda me indica que nunca me fallaron en las previsiones. No se cuántos fueron los años que los coleccioné, pero si me acuerdo que llegué a tener mas de 30, y por ellos sentía que habría tenido suerte por el resto de la vida (y si hago un rapido paso por estos 36 años creo que de suerte tuve, y mucha!).
Hoy no se cómo fue que me acordé, y como tantas otras cosas, lo anoté en mi lista mental de las cosas que me gustaría buscar cuando vuelva a casa (que, al final nunca busco)...
Pero, no habrán terminado dentro de una bolsa en el basural en una de las tantas limpiezas de papelitos que hice en mi vida? O seguirán escondidos en una vieja -viejísima a este punto- caja de zapatos de cuando todavía usaba el n. 34?

Qué sorpresa ahora al buscar en el sabio Wiki, y encontrar una foto casi exacta de los tantos boletos que tenía en mi colección! (con la diferencia que los cordobeses eran solo blancos).

Los boletos de bus de este tipo fueron reemplazados en Argentina por otros electrónicos, mas modernos, a mitad de los '90, y me pregunto si el motivo es que muchos habíamos ya perdido ese cosquilleo de "suerte en llegada" cuando nos tocaba un capicúa, todo por culpa del único presidente argentino con un apellido que se leía igual desde el inicio y desde el fin: MeneM.
Después de eso, el capicúa no nos traería nunca mas suerte!

martes, septiembre 19, 2006

Italian style

Algunos puntos esenciales del Italian style que van más alla de la buena mesa, los excelentes vinos, el design, la simpatía, la moda y el futbol:

Si caminas por la calle o en el parque, viajas en bus, metro o en tren, visitas una libreria, un museo, o cualquiero lugar sea y suena tu celular (telefonino para los italianos), la consigna es hablar a alta voz, lo más alto posible, en modo de hacer partícipe de tu conversacion no solo a quien está del otro lado del teléfono, sino a todo ser humano con oídos que se encuentre en un radio de 20 metros.

Al hablar, es indispensable usar las manos, gesticular hasta que los músculos digan basta! (seguramente en este punto se encuentra mi 1/4 de sangre italiana).

Para estacionar, es mejor si se puede hacer en segunda fila, en las esquinas, o a 45° y mejor si la calle es angosta. Y si alguien tuvo la idea de interrumpir la salida de tu auto mal estacionado, toca enojarse y preguntar, donde enseñaste a estacionar?

Carbohidratos, imposible eliminarlos de una dieta por que son esenciales? Esenciales? Yo crecí (crecer es un modo de decir, nunca llegue a alcanzar los 160 cm) con poca pasta y poco pan -, y me bastó llegar al país de carbohidrato para mandar al c....o años de barriga, digamos decente..

Hijos: darles de comer en la boca hasta los 24 meses (no, no pueden usar las manos porque se ensucian), llevarlos en el cochecito hasta los 30 meses (se cansan demasiado), no llevarlos a dormir después de las 2130 hasta los 36/40 meses. En sintesis, sobreproteccion total! Una vida de stress, mejor no tener hijos...!!


jueves, septiembre 07, 2006

Ti ricordi del cubo magico?


..pregunta panini.
Cómo no acordarme!!! Cuántas horas perdidas jugando para no armarlo nunca (si, lo confieso, y qué?).
Al que teníamos con Dor lo vi armado sólo una vez cuando lo compraron, y después nunca mas. Recuerdo solo que después de mucho tiempo de girar y girar se le empezaron a despegar los stickers de colores..!!
Ahora, muchos años después, y llamada por la curiosidad leo en Wiki que Rubik (ver foto) inventó este cubo en el 74, y que en menos de 10 años había 100 millones de ellos en giro por el mundo.
Claro, a principios de los 80 no existía internet, en vez hoy, buscando, hasta se encuentra como armarlo!
Quiero el mío de nuevo!

miércoles, septiembre 06, 2006

Roma y su 4ta. noche blanca (notte bianca)

La primera fue en el 2003, y quienes las vivimos seguramente podamos olvidarla, no tanto por la novedad, sino porque es dificil olvidar una noche con mas de un millon de personas por las calles con una tormenta de verano repentina, y un más repentino block out que cubrio toda Italia a las 2 de la mañana y duró casi 10 horas...
Pero no obstante eso (y por suerte) nadie se dio por vencido y un año después organizaron la segunda, después la tercera y este fin de semana, Roma de luna llena se prepara con todas sus luces, museos, eventos, recitales, negocios, bares y restaurants abiertos durante casi toda la noche para su Notte Bianca 2006.
Y como si una noche con todo esto no bastara, acostumbrados, como siempre a la "vigilia", este año se puede disfrutar también de un gran concierto en el parque más grande de la ciudad "Esperando la Noche Blanca" el viernes 8.
Sin duda setiembre es el mejor mes para visitar Roma, mucho mas si se suma la oportunidad de poner los pies en lugares que estan cerrados todos los días del año, excepto esta noche, participar en recitales, conciertos, eventos artisticos y deportivos, todo, todo sin pagar nada mas que algunas horas de sueño nocturna a cambio de un domingo de recuperación. Solo falta que nos den el lunes de reposo post traumatico cultural!!
Después de Roma (la segunda noche blanca europea 2006 despues de Riga-Letonia) se vienen el sábado 23 de septiembre la Noche en blanco en Madrid, el 30 de septiembre la cuarta de Nuit Blanche de Bruselas mientras la promotora de la idea, París tendrá su quinta Nuit Blanche el 9 de octubre.

lunes, septiembre 04, 2006

Septiembre, a sus puestos!!

Hasta que llegué al hemisferio norte, vivía y disfrutaba el mes de septiembre como el inicio del período mas lindo del año, del sol a pleno, de la libertad a la piel que nos dan las mangas cortas y la ropa ligera, el aire en la cara, el perfume de las flores... y ahora, ese mismo mes que tanto me gustaba, lo vivo con un poco de melancolía: el verano que dice adiós, la luz del sol que nos roba minutos cada 24 horas, el saber que los días que disfruto de frente al mar son los últimos del año mientras veo pasar un vendedor te ofrece pulloveres de lana anunciando que dentro de poco el traje de baño irà al cajón por unos cuantos meses.
Septiembre me pesa, sobre todo este año de verano tan especial que parecía que nunca llegaba y pasó rapido como una tormenta de verano. Llegadas, visitas, risas, discusiones, con las personas que mas quiero en el mundo, y después la "soledad", lindisima solo con una persona.
Roma renació de nuevo, y de ese silencio de días atrás no queda nada. El regreso de todos con sus días de historias nuevas para contar, un cafe, un break en el trabajo, las sonrisas, las preguntas e inmediatamente después todos volvemos a nuestros puestos, como cuando entraba la maestra al aula y cada uno corría a su lugar. Y así empieza otro año de trabajo, todo para vivir, para poder permitirnos, dentro de casi 11 meses, otros días de descanso!
(Me pregunto si fuimos creados para trabajar, o alguien no lo soportó y terminó inventando la necesidad de tener una ocupación)