lunes, mayo 19, 2008

La blanca solitaria

Nadie se salva, a todos un día nos llega el momento.
El día de la nochebuena del 2007, llegó el mio.
Mi encuentro fatídico, terrible, inolvidable se presentó a 37 años, 7 meses y 16 días.
Estaba peinándome en el espejo del baño, orgullosa de que mi cabello oscuro crecía fuerte y sano como nunca (probablemente debido al embarazo) y del lado izquierdo apareció ella, brillante, orgullosa y blanca como la nieve en el medio de ese manto oscuro y liso.
Me pasó lo que nos pasa a todos en esa situación. Al principio el deseo casi incontenible de arrancarla para no encontrarte de frente a ella nunca mas, para que no te marque esa diferencia, ese paso, ese "de verdad ya no importa que digan que pareces mucho mas chica, porque cargas en la espalda con la primera cana".
Pero mientras estaba a punto de arrancarla, apareció ese miedo popular, probablemente no comprobado cientificamente: y si después esta me hace la guerra y me aparecen otras 7 mas? Que hago?.
Decidí dejarla en su lugar, hacer de cuenta que no estaba, tratar de olvidarla. Y muchas veces lo logro. Cada tanto el mismo espejo me la muestra otra vez y en esos momentos agudizo la vista rapidamente y compruebo, orgullosa, que sigue siendo una cana solitaria en mis cabellos!
Quizás si la arrancaba volvía con refuerzos. En vez le di una vida solitaria y triste.!

12 comentarios:

Matias dijo...

Por lo menos vos tenés una sola, y ya entrados los 30. Yo todavía no cambié de decenio y ya tengo canas y una pelada incipiente que las "combate". Todo mal!

Nata dijo...

Bueno, estando aca en Suecia me encontre con un par de íntrepidas canas que quien sabe cuando osaron crecer en mi cabeza.

Flor dijo...

Yo, de repente, tengo un montón. Por suerte todavía aguanto con casting, pero cada vez más a menudo. No sé, me broté.

Besos encanecidos
:(

Nacho dijo...

Muy bueno, Marce, veo que tu facilidad para escribir no ha cambiado. De una cosa tan simple -una cana- haces un post ágil, inteligente y gracioso.

Ah, por cierto, yo también tengo ya una. Estoy deseando 3 más para que puedan jugar al póquer.

Saludos.

Milongas dijo...

UNA SÓLA CANA A LOS 37!!!!!=?()=/()"·&()&·)(/( Me muero, yo tengo MILES a mis treinta pocos!!!!
Y es cierto, si te arrancas una te salen 7, así que mejor NI LA TOQUES!!
Un beso Marce!

diana dijo...

yo la blanca solitaria me la encontré el sábado pasado mientras me arreglaba para ir a una boda.
qué crees... yo sí me la arranqué.
a ver cuando me llegan las otras 7, no soy supersticiosa ; )

Maguita dijo...

Marce, totalmente de acuerdo con Nacho. Tu relato de una cosa tan pequeñita -pero odiosa- como una cana, es genial! Por eso justamente, soy tu lectora fiel! (además de amiga virtual).
Y adhiero a la teoría de no arrancarlas, eh. Yo no tengo ninguna, por ahora, pero Pablo está lleno, y a mí me divertía arrancarle las primeras... je.
Besos grandes!

Yeyu dijo...

q suerte q recien a los 37 te encontraste a la 1º y sigue siendo la "solitaria blanca"
yo antes de los 30 ya tenia un par. ahora las tapo todas con tintura.
muy bueno el post.
besos

Cieguilla dijo...

Yo tengo montones y todavia no llegue a los 30! La culpa es de mis viejos :-(

Besos xxx

doble visión dijo...

tranqui Marce... las canas son sabiduría...

:)
marcelo

Lorena dijo...

Jajajaja xD Qué graciosa!Esa blanca solitaria e intrépida :P Un besazo!

Verónica Cento dijo...

Yo también tengo algunas y tengo 28 años. No me quiero imaginar a los 38. Dejate de joder Marce. Estás bárbara para tener 38 años!


Un beso