jueves, octubre 30, 2008

Cambio de roles



Ella le habla, le canta canciones, le hace el bañito, la cambia, le da de comer y la lleva tarde a la guardería.
Y Maia, chiquitita, le responde con un monton de ba-ba, da-da, mmmaa, aaaa, gaa-ga, y con carcajadas interminables. Se siente confundida, pero feliz, cree que repentinamente tiene dos mamás. Me mira a mi, la mira a ella, vuelve a mi, vuelve a ella, y hace gestos extraños. Quizás se pregunta porqué ella es tan parecida a mamá.
Después de un par de horas ya le estiraba los brazitos, privilegio al momento destinado solo al papá y la mamá... y eso no es poco para comprarse a la tía que se le caen las babas.
Vino otra vez Dorita desde Londres, vino y ya casi no trajo nada para mí, pero si muchas cosas para Puppy.
Vino, y esta vez dejo de lado el hermaneando, porque ahora no quiere hacer de hermana sino solo de tía!

2 comentarios:

Sand dijo...

Aaaah, se siente. Ahora ya no es una hermana, es la tía de la niña... Y sólo tiene ojos para ella. Eso nos pasa a todos :)

A disfrutar de su compañía.

Maguita dijo...

Mis hermanas me hacen lo meeeeesmo! Pero igual, es una ternura verlas. Dori y vos son muuuy parecidas, así que es lógico que se confunda, pobre niña!! no la volváis locaaa!