jueves, abril 30, 2009

Histeria colectiva

Trato de no entrar a este ritmo de histeria. Trato de leer los periódicos y de mirar los noticieros con la mayor objetividad posible.
Pero es posible ser objetivo y mantener la calma cuando el bombardeo de noticias hace tanto ruido que casi no nos deja pensar? Cuando nos dice cosas que aún no estan comprobadas, hablándonos de 150 muertos en caracteres grandes en la tapa del periódico online y a la mañana siguiente nos dice con caracteres pequeños y en página par (esas que se ven menos) que los muertos que provocó esta fiebre en realidad fueron solo 8?
Es posible mantener la calma cuando cada día se reciben mensajes alarmantes de amigos que buscan desesperados un barbijo para comprar o te dicen orgullosos que en su ciudad los regalan (sin decir que el barbijo no soluciona nada!). Río o lloro?
Por favor, mantengamos la calma, aprendamos a leer las noticias, a no pensar las 24 horas del día que la OMS aumentó a el nivel de riesgo y sobretodo a no creer que estamos por morir si tenemos un grado mas de temperatura de la normal!.

miércoles, abril 15, 2009

Un Sueño entre los escombros

Se llamaba Alessandra, tenía 22 años y un sueño como muchos tuvimos a esa edad..
Y hoy, mientras al pasar, escuché su voz en la radio pensé que a veces la realización de los sueños pueden ser injusta.
Porque hasta hace 10 días atrás seguramente celebraba cada comentario y cada visita a su canal de youtube donde había subido algunas de sus canciones.
Y hoy esa voz está en la radio, en cortos, en la tv.
En el medio de eso un terremoto movió la tierra donde ella vivía y con ella se fueron esos sueños. Los mismos que perseguía y que alcanzó ahora que no está para disfrutarlos.
Eschuchen la voz, sientan la frescura y miren la alegría que irradiaba cuando cantaba.

A ella y a todas esas casi 300 personas que se perdieron en la noche del terremoto.

lunes, abril 06, 2009

Crónica de un terremoto anunciado

Los terremotos no se pueden prever. Y mientras las autoridades aún repiten esta frase a los cuatro vientos, algunos se remiten a solo 7 días atrás cuando en la zona de Abruzzo, en los Apeninos italianos, Giampaolo Giuliani, un técnico que estudia los movimientos sísmicos desde hace mas de 20 años y que creó un instrumento que mide el gas radon, anunció la llegada de un sisma de escala importante. Y estaba en lo cierto, solo que su anuncio tuvo un retraso de 7 días.
Pasado el día del anunciado gran terremoto que no existió (ese día se registró solo un pequeño sismo, como los casi 200 de los últimos meses en la zona) y el miedo de la gente que estaba preparada para todo , las autoridades decidieron denunciar al técnico por alarme infundado.
Y cuando anoche me desperté a las 3:32 de la mañana sintiendo que algo inmenso movía el departamento de un lado a otro, recordé esto que había leído hace 7 días y dije: son los Apeninos. Quedé sin respiro por algunos segundos y cuando lo recuperé sentía que me explotaba el corazon del miedo.
No quiero pensar en quienes aún esperan ser rescatados. Y no quiero sentir más la frase que este sisma no se podía prever.




miércoles, abril 01, 2009

Basta de quejas!

Si pienso que ella crió tres hijos sola, que no tenía el apoyo cotidiano de el para salir a hacer rápido las compras... que el mas grande intento desobedecer cuando nació la segunda, que muchas veces tenía que cocinar sin poder apoyarse en alguien que nos mirara a nosotras, que hasta tuvo que estar internada en el hospital con la mas chiquita mientras estaba enferma..., que no salía a cenar afuera porque no tenía con quien dejarnos, del cine ni hablar.. y su madre ni siquiera le decía dejame las chicas que yo las cuido..
Si pienso en eso y mucho mas no me puedo permitir las quejas y los lamentos.

Y ni siquiera lo pienso.
No me viene a la cabeza quejarme porque una noche Maia se despierta de noche, o llora, o esta enferma y no la puedo llevar a la guardería quedándome todo el día en casa con ella. No me viene tampoco en mente quejarme porque no salgo de noche y estoy en casa, ni porque no pueda ir al cine o salir el fin de semana. No quiero quejarme, porque no me sale.
Y en ese no quiero, en ese pensar en ella y en los momentos que vivió, hasta empiezo a rechazar a esas madres que viven lamentándose de sus hijos, buscando en sus comentarios un hilo de compasión en los demas.
Acaso el rol de mamá es digno de compasión? Yo siempre pensé que era un rol de admiración!
Me pregunto si este lamento constante es solo otra costumbre italiana.. o una moda mundial.
Que importa si por un período no salís a cenar afuera, si el fin de semana nos toca quedarnos en casa porque nuestro hijo está enfermo, si cancelamos una cena o un almuerzo con unos amigos porque tiene fiebre.
Es realmente necesario escapar del rol de padres por unas horas a la semana o por unos días al mes?.
Es posible que hable desde la dureza que tengo y que no escondo, que quizás heredé de ella que nunca dejó escapar una queja, ni durante, ni después.
Es posible que Maia sea tranquila y me haga la vida tranquila a mi también...
Pero por favor.. dejemos de quejarnos de la vida, los tiempos, y las renuncias que nos impone el tener un hijo... Ya basta!

Actualizacion: Esto también lo dice un italiano en Argentina!
Es dificil vivir la infancia de nuestros hijos como los mejores años de nuestra vida? hagamos el intento!