domingo, mayo 24, 2009

Buenos Aires

IMG_1668_2.JPG

Las luces de la gran ciudad.
La emoción de llegar a nuestro departamento por primera vez.
La alegría de entrar y ver esa ilusión hecha realidad.
Los momentos en los que miramos Buenos Aires desde el cielo a través de estos grandes ventanales.

La gente, y nosotros, caminando por Callao.
Massimo feliz por poder entrar una vez mas a esa que llama la librería mas linda del mundo.
Maia en el cochecito mirando todo o durmiendo.
El taxista enojado. El otro taxista que frena de repente en la senda peatonal sin dejarte atraversar la calle.
El sol, las nubes, la humedad, los colores del atardecer.
La frase "no tengo crédito en el celu" - ni intenciones de cargarlo!-.
La carne - mas carne-, más asado, más amigos
El puré de zapallo, el Cepita de manzana, las Melitas de Bagley que ya no tienen nada de las de antes, las Opera que tienen el mismo sabor de siempre.
La pregunta obligada de todos "y como estan por allá con la crisis".

El tarrito arriba del techo del auto que indica que está en venta (ya me había olvidado de eso!).
El Falcon verde militar años 70 que camina, camina y camina...!
La TV que duraba solo cinco minutos encendida porque pareciera que los argentinos pensamos solo en la farándula.
El delivery de empanadas en patines, el de milanesas, el de helado de esa marca que yo no conocía.
El encuentro con esa vieja amiga que me regaló internet cuando el modem del teléfono aún hacía ruiditos.
Los bocinazos desesperados en el peaje de la autopista para que levanten las barreras (Max nunca me creyó cuando le dije que en Argentina no existían las filas de 45 minutos en el peaje como en Italia).
Los precios (qué precios), tan caros como los europeos.
Yo, irreconocible, que no compré nada, excepto un par de libros para mí y otros para ella.
Los locales de super tendencia con miles de estilos diversos.
El frenesí porteño de un día a las 8 de la mañana.
El museo de los niños del Abasto donde Maia gastó todas sus energías de varios días y del que me quedé enamoradísima!
Los paseos por Palermo, por Recoleta, el Carrefour Express de Av. Santa Fé, el Tigre y su desorden característico..
Y finalmente la despedida, las valijas, el taxista que pregunta cuanto cuesta un taxi desde el centro de Roma hasta el aeropuerto. Ezeiza. Los precios en dólares después de pasar el control.
Y el regreso a casa dejando otra vez Argentina atrás.

Esta vez puedo decir que lo disfruté, y que hasta me costó dejarla!

viernes, mayo 22, 2009

Solo un viernes!

Volvimos de Buenos Aires... Aún me pesan las 5 horas de huso horario.

Pero no quería evitarme el placer de empezar la semana un viernes... y terminarla también!

Roma nos recibió repleta de aromas de primavera y calor de verano.

Me parece que este finde nos merecemos un descanso al mar!

miércoles, mayo 13, 2009

Dos generaciones

Lau y yo
Joaquín, Mati y Maia.


Me reencontré con Laura (Esa Laura!). Conocí a su Mati. Ella a Maia.
Ellos jugaron, se divirtieron, se miraron y todo mientras nosotras -Lau y yo-, que un día fuimos protagonistas, nos pusimos del lado del espectador para mirarlos.

Y como tesoro de este viaje me llevo la sensación que esa amistad supera el tiempo y la distancia y hasta se refleja y continúa con ellos.





martes, mayo 12, 2009

Encuentros cordobeses

El reencuentro en mi cumple. Los amigos (esos "viejos" y esos nuevos que los acompañan en la vida) . La amiga que llega y que quiere ver a Maia antes que nada, esa otra que abrazo después de 7 años, el que me deja triste diciendome que no puede venir y termina apareciendo con toda la familia, la amiga "fabricante de rubios" que espera el cuarto, la que siempre tiene cosas divertidas para contar, la super amiga que me trae a la sorpresita de su hija como Maia, Los abrazos, Los besos, Esos gestos cariñosos como solo acá se saben dar. Eso fue parte de mi cumple n. 39. Con la super torta de dulce de leche y nueces, los lomitos, el champagne y la sensación, como lo dije, de pasar el mejor cumple de los último 7 años!

Después se vino el primer asado + ensaladas de todo tipo+ mates y todo el afecto del mundo de esa amigas que tan poco veo y tanto adoro. El hablar sin palabras mientras disfrutamos mirando las caritas de los chicos en el jardín. El "como estas" que pide a gritos "contame todo lo importante que te está pasando que lo quiero saber"!

Y llegamos al segundo asado. Improvisado en el mas perfecto de los escenarios cordobeses: mucho verde, sierras, río cristalino y sol y con esa amiga que me acompaña practicamente desde que tengo uso de razón y con quien comparto millones de anécdotas. Esa que en cualquier momento toca el timbre y aparece para tomar mate con el edulcorante en la cartera "por las dudas" y en dos minutos sin necesidad de preguntas te pone al tanto de todo lo que pasa.!

Y casi sin pausas y sin darnos cuenta terminamos en el tercer asado en dos días. Parte de la familia que esperaba, que quería vernos y sobretodo que quería ver a Maia.

A este punto agradecimos que el fin de semana se había terminado y probablemente con el también los asados, pero por ahora no los encuentros..!

martes, mayo 05, 2009

Argentina again

La heladera vacía (avisen si nos quieren invitar a comer porque esta noche y mañana no tenemos nada para comer), las valijas llenas (ropa de verano para mayo), la casa media desmantelada (nos organizamos para que pintaran en nuestra ausencia), los vuelos confirmados para mañana y sobretodo las ganas de viajar.
Mañana a la noche partimos los tres juntos a Argentina (cuarto regreso en mis 7 años italianos). Y casualmente -o no- esta vez coincide para festejar mi cumple en Córdoba practicamente apenas llegamos.
No digo, ni siento, que vuelvo a casa, mi casa, mi vida estan acá en Roma. A veces hasta me siento culpable por no sentir esa nostalgia que muchos otros sienten, pero no quiero tampoco negarlo.
Es un viaje, el encuentro con viejos amigos y el reencuentro con un lugar que alguna vez me perteneció.