miércoles, mayo 13, 2009

Dos generaciones

Lau y yo
Joaquín, Mati y Maia.


Me reencontré con Laura (Esa Laura!). Conocí a su Mati. Ella a Maia.
Ellos jugaron, se divirtieron, se miraron y todo mientras nosotras -Lau y yo-, que un día fuimos protagonistas, nos pusimos del lado del espectador para mirarlos.

Y como tesoro de este viaje me llevo la sensación que esa amistad supera el tiempo y la distancia y hasta se refleja y continúa con ellos.





5 comentarios:

La Flaca Benelli dijo...

Me parece o.. Massimo atràs sufre de celos?? jajaja

Cieguilla dijo...

Yo pense lo mismo que la flaca! La cara de Max era de "si le das otro beso a mi hija te parto!" jajaja

Besos xx

Xana dijo...

Amistad el tesoro mas grande!

PRECIOSA MAIA, SUS BESOS Y ABRAZOS

Der Mond dijo...

la verdad a aprovechar el tiempo con los que uno mas quiere!

Laura dijo...

Marceeeeeeeee: qué lindo verse, qué lindo que nuestras hijas se conozcan, se abracen, se besen, jueguen. Es la amistad que se prolonga, no?
La verdad es que lamento tanta distancia y no poder hacer encuentros así "ampliados" tan a menudo. Pero bueno, las vidas que hemos construido son hermosas. Será cuestión de cruzar el océano más seguido, jejeje.
Mil abrazoooooooos!