miércoles, marzo 17, 2010

Tardecitas romanas de primavera

Ayer aproveché una excusa burocrática que me empujaba hasta el centro para tomarme la tarde libre, libre de hacer las compras, ser mamá, esposa, ama de casa, compañera de juegos, preparadora de cena.
Y decidí convertirme en turista una vez mas en esta ciudad..
No son muchas las que hago, o al menos son pocos las que tengo la oportunidad de hacerlas sola, sin preocuparme por llegar a una hora a algún lado, sin rumbo fijo, a pasos perdidos, sola somo si fuera un turista con toda la vida por delante, para redescubir todos esos lugares que ya vi mil veces pero que cada vez me parecen distintos, que cada vez me sorprenden, que cada vez me hacen preguntar Como hice para llegar hasta acá?.
En estos 8 años de Italia, de Roma, creo de haber pasado no menos de 100 veces de frente al Coliseo, allá llevé a cada uno de mis amigos y familiares que visitaron esta ciudad, otras tantas veces pasé por casualidad, otras no por casualidad, alguna vez llevé a Maia a conocerlo, y hasta una noche lo usamos con Mari como restaurant de sandwichs de milanesas!. Pero no obstante todas esas veces, cada vez que lo veo ahí, imponente, seguro, medio cortado, me sorprendo, y respiro, y lo veo diferente, como si un día en todos sus masl de dos mil años de historia lo cambiara..
Ayer hice todo otra vez con la frescura de hace 8 años atrás cuando caminé por primera vez por esas calles con Laura.. Caminé por Circo Maximo, disfrutando de una de las primeras tardes de sol de estas últimas semanas, pasé por la Boca de la Verdad, por el teatro Marcelo, por Plaza Venezia, Via Del Corso, y doblé para ir al Panteon donde decidí sentarme en las escaleritas del frente para mirarlo mientras me tomaba un helado. Me di cuenta que esta era la oportunidad que siempre se me había escapado y caminé esos poquitos metros que me separaban de la iglesia San Luigi dei Francesi para entrar y ver finalmente esos tres Caravaggio!! Todo esto mientras me mezclaba con todo tipo de turistas, los norteamericanos, los japoneses que todo lo filman, los del norte de europa que al primer sol desenpolvan las sandalias, los estudiantes rumorosos.... Y no me sentía una de Roma, ni siquiera alguien que vive acá, sin embargo caminaba por cada calle sabiendo donde iba a terminar...
Y después de todos esos pasos perdidos, y cuando ya me empezaba a sentir cansada después de casi 4 km de caminata, me dije que ya era hora de volver a ser romana, mamá, esposa, subí al bus para ir hasta el auto y- ya no como turista- viví, sufrí y soporté meterme en el caótico tráfico romano por mas de una hora en un camino que duraría solo 20 minutos!

6 comentarios:

Yeyu dijo...

q lindo lo q escribiste, siempre se te ve enamorada de roma, a pesar de los años q llevas ahi.
es lindo pasear x nuestra ciudad o el lugar donde vivimos mirando todo como la 1º vez, como turista.
y bueno el trafico, es caotico en todos lados! paciencia

Flor dijo...

A veces me tomo la licencia de ser turista por unas horas. Se disfruta todo desde otra óptica.

Amaría ir a Roma. Podés creer que no conozco??? Bueno, en realidad, desde que vine a vivir a España no he salido de aquí.
Lo que conozco de Europa lo hice cuando vivía en Argentina.

Besos Marce

Maguita dijo...

qué lindo que está Crónicas con este nuevo template, Marce!! me encantó el post, casi que te acompañé virtualmente en ese tour romano. Te creo, te creo que cada vez lo debés ver distinto al Coliseo. Es increíble y privilegiado vivir en una ciudad así!! y ojalá nunca termines de acostumbrarte! Un beso grande!

patricia dijo...

hola marce ,que lindo lo que has contado,no tenes una idea de como me gustaria haberlas acompañado con las milanesa y en el coliseooooooo nada menos ,nos vemos besitos

Laura dijo...

8 años yaaaa!!! marce, què
barbaridad!!! Parece mentira... cómo nos cambiò la vida, no???

Ale Marge dijo...

Que bueno para vos tomarte un respiro! El año que viene tenemos pensado ir con mi mamá, a quien le queremos hacer ese regalo porque es su sueño y con mi marido a conocer Roma, siempre es lindo escuchar comentarios sobre el lugar.