miércoles, julio 21, 2010

Cómo aprender, 30 años después

Tenía mas o menos 10 años, y un par de veces a la semana salía de casa cargando la guitarra, caminaba 300 metros hasta la casa de mi maestra y me sumergía en esa casa antigua por una hora para aprender las notas, las zambas y las chacareras...
Los repertorios eran casi siempre los mismos, no importaba que la maestra de guitarra fuera la joven maestra de 25 años o la señora  anciana que vivía en la casa antigua, había dos canciones por las que pasábamos todos obligatoriamente. la primera en absoluto era esta,Y y una vez aprendida, casi siempre nos enseñaban esta otra.  Y así, el menos dos canciones del nuestro imaginario nacional quedaban siempre vivas, Zamba de Mi esperanza y Lunita Tucumana.
Mis clases siguieron quizás por un año entero, tanto que hasta terminé sonando cosas mas serias que hasta hoy soy capaz de hacer si me encuentro de frente a una guitarra, obviamente con menos docilidad de lo que lo hacía en ese período.
Hoy buscando otra cosa me encontré con esto.  Y pensé, wowww.... cómo cambia todo!
Podría aprender todo desde el inicio sin pasar por ninguna Zamba, podría tratar de probar de sonar una canción de U2, de Los Beatles, o muchas mas!!
Tanto, que hasta me vino ganas de pedir una guitarra prestada.
Y si en el maravilloso You Tube hay instrucciones desde cómo arreglar una canilla, hasta como maquillarse los ojos, no podían faltar las lecciones de guitarra!, y quién sabe cuántas cosas mas.

1 comentario:

Mai dijo...

Dale! Aprendela que después cantamos juntas! Me encanta esa canción...