miércoles, septiembre 29, 2010

Mal de shopping? No!!

Y no me equivoqué. por que no quise escribir Shopping Mall!...

Mujeres, mujeres. Tienen alguna duda que pocas cosas nos identifican tanto como el placer de ir de shopping... y tienen alguna duda que otra de las cosas que nos identifican es que a veces (solo a veces) tenemos dolor de cabeza.

Y estas dos cosas no pueden ir juntas, una corresponde al placer y la otra es solo la suma de momentos estresantes que a todas nos toca vivir cotidianamente.

El dolor de cabeza en la mayoría de las mujeres no es algo que aparezca en el momento mas exaltante de su femeneidad, ese en el que uno entra a un negocio mira por 40 minutos, elige dos o tres cositas, pasa por el probador, por la caja para después salir feliz con la bolsa conteniente el objeto de la felicidad... y así con otro negocio y otro mas, sumando una bolsa, otra y otra mas...
No, el dolor de cabeza aparece en otros momentos, esos en el que se te suman dos o tres cotidianeidades mas difíciles de la norma: un día difícil en el trabajo, una tarde difícil con los chicos, la pérdida de la llave, o del celu, la comida quemada en el horno, etc etc...

Ayer, previo comunicado muy anticipado al papá, me tomé la tarde free, subí al auto y manejé los 40 km que me separaban del outlet mas grande de la zona al que nunca había ido (acá lo llaman Fashion District , miren que fashion que son estos tanos). Llegué contenta, la tarde era soleada, el aire no tan fresco y por suerte los negocios eran al abierto con una arquitectura bastante tranquila.
Decidí comenzar a mirar tranquila, tomarme todas las horas que necesitaba y sobretodo comprar todas las cosas que me gustaran sin culpas, todo en mérito a este rol de mujer trabajadora que a veces merece disfrutar de lo que cosecha!

Pero... siempre hay un pero para no poderte vivir la vida en plenitud.. Si vas con tu marido el "pero" es su cara cada vez que entrás a un negocio. Si vas con tu hija, el "pero" es que el tiempo de permanencia en un negocio no puede superar, en el mejor de los casos, los 15 minutos. Entonces, si vas sola, quien puede ser el problema?... Y si, mi problema es esa otra cosa que nos identifica: el dolor de cabeza.

Hasta ayer fue algo que siempre negué. Si iba de compras y me dolía la cabeza, siempre encontraba una alternativa a quien echarle la culpa: el smog me hace mal, la excesiva cantidad de gente en los negocios me aturde, los grandes centros comerciales cerrados me asfixian, me hacen perder la noción del tiempo y del clima... y así por años siempre le encontraba la quinta pata al gato.
En vez ayer no existía ninguno de estos aparentes problemas, todo lo contrario, poquísima gente, espacio a cielo abierto, sin autos ni smog, sin confusiones, sin marido, sin hija, sin problemas de tiempo, y no obstante todas esas condiciones favorables para mi objetivo de comprar y comprar compulsivamente (*), después de solo media hora y tres negocios en los que sólo me limité a mirar, el dolor de cabeza (o mal de shopping?) había llegado para hacerme compañia y no tenía pensado abandonarme ni siquiera después de abandonar la empresa, de manejar casi desesperada hacia casa, besar a Maia, cambiarme, cenar, para dejarme de atormentar solo después de cerrar los ojos y dormir..

Y ahora mientras lo asumo, no solo privada, sino publicamente: pienso no solo en los motivos sino también en las posibles soluciones porque Yo-a-este-mal-de-shopping-lo-tengo-que-superar!..
No puedo renunciar al placer de salir de compras porque siempre me viene dolor de cabeza, pero quizás pueda tomar medidas preventivas y la próxima vez tomarme una aspirina antes de salir?.
Pruebo y después les cuento.

(*) aclaro, que, para mi, compra compulsiva equivale a solo tres bolsas, estoy muy lejos de la idea de Carrie Bradshaw

jueves, septiembre 23, 2010

Hablando de series (argentas)..

Cuando llegué aca hace mas de 8 años, muchas cosas eran diferentes. Lo eran sobre todo las comunicaciones. A veces encendía la TV y, mas allá de no entender casi nada de lo que decía, me daba cuenta que la cultura tiene mucho que ver con el tipo de televisión que se mira, y acá entre Berlusconi que, con tres canales, promueve una television Tinelliana (imaginen a Tinelli en tres canales sobre 5, 15 horas al día!), y los programas  acá llamados cabarets, donde un humorista se sienta solo de frente a una platea y habla y habla haciendo reir (??), no me quedaba mucho para hacer que apagar y dedicarme a leer (confieso que mal no me hizo...!).
En ese período yo soñaba con meter una parábola  en el techo del edificio para tomar  la señal de algunos canales argentinos y no perderme algunas series o los, para mi, tan únicos unitarios argentinos.
El tiempo pasó y casi me olvidé de ese deseo, pero sin acostumbrarme a la tv italiana.
Después, sin planearlo demasiado, llegó el tiempo en el podía acceder a ver esas nuevas películas que me había perdido y hacerle ver a el esas otras que merecían volverse a ver...
Y entre todas, Nueve Reinas y No sos Vos soy yo, quedaron en el podia de las elegidas.
Ahora , y desde hace un par de años estamos en plena etapa de series argentas..
Ya nos vimos muchas, pasamos por Vientos de Agua (devorada en pocos días de Agosto del 2007), Los Simuladores, Ciega a Citas (vista practicamente en directo), Tratame bien,  y algunos capítulos de Hermanos y detectives, Mujeres Asesinas, Tiempo Final..
Y con todo esto,  no podía no probar ver algún capítulo de Impostores, con Leonardo Sbaraglia y Leticia Bredice. La idea de una serie de TV basada en Nueve Reinas no es poco, como tampoco es poco su presencia... y aunque no todos los capítulos alcanzen el nivel del original, la serie es de esas que me gustaría que no terminen, aun cuando solo que me quedan solo 5 noches mas para verlos!
Impostores se estrenó en noviembre del 2009 en el canal FX para toda Latinoamerica, y en mayo 2010 en canal 13 Argentina. Fox Crime la trasmitió en España y hasta hay voces de poder verla  dentro de poco también en Italia (aunque me reservo el comentario sobre el doblaje!) y en USA..
Pero nosotros, que no sabemos esperar, la vemos en el living de casita!


domingo, septiembre 19, 2010

La noche en la que se incendió el Coliseo...


Quien sabe si cuando Nerón incendió Roma hace 19 siglos atrás alguien habrá pensado en el Coliseo de este modo. Lo cierto es que hoy, unos 1946 años después, miles y miles de romanos, de turistas y de pasantes sorprendidos nos encontramos con este espectáculo. El Coliseo en llamas.
Pero es solo eso, un espectáculo, porque como más de uno dice por ahi, no hay Roma sin Coliseo.
Pero esta vez no fue culpa de Nerón, sino de un argentino y una danesa, Pio Diaz y Thyra Hilden, que con una proyección de imágenes de video lograron este espectáculo que incluyen en la manifestación City on Fire.
Y nosotros, para no perder esa sensación de estar en eso que yo llamo el centro del mundo, decidimos pasar por ahi después de cenar..
Quien sale si Maia un día se acuerda de la noche en la que se incendió el Coliseo. Por las dudas, alguna foto le quedó...

jueves, septiembre 02, 2010

Setiembre otra vez..

Terminó agosto, empezó setiembre. Terminaron los 25 días de vacaciones y empezó el trabajo, la guardería, la vida en el tráfico romano.
Volvimos a casa ayer a la tarde y hoy lanzamos con todo a full. Uno corre a la guarde, otro al trabajo, otro sale a pasear con luna, a hacer las compras en el super.
Entonces mientras en el hemisferio sur ya se frotan las manos porque llega setiembre y las flores y la primavera y el buen tiempo, desde acá nos damos cuenta que los días ya no son tan largos como antes y tenemos casi-casi esa angustia de fin de verano. Otra vez mas a empezar con todo dejando los lugares, las personas, los momentos atrás y tratando de mantener el recuerdo de todo lo lindo (que este verano fue mucho- mucho).


El Salento nos regaló paisajes maravillosos, atardeceres espectaculares, playas increíbles y mucho mas!

Acá algunas fotos :






Pero también el Circeo, ese lugar que nos alberga desde hace 9 veranos, nos dio tanto.. Las noches, las cenas, los amigos y las horas pasadas abajo del pino o en el patio de la casa en compañía.

Y como decía Maia mientras íbamos al auto después de cargar las valijas: "Chau Casita!..."Si, nos volveremos a ver, quizás en un weekend cercano otra vez, o quizás, lindo jardín, te haremos esperar hasta la próxima primavera..