miércoles, noviembre 03, 2010

Tris de pasta con tiramisú

Cuando un turista normal visita Roma (o Italia) por primera vez, mas allá del Coliseo, el Pantheon, Fontana de Trevi y los miles de etc que esta ciudad ofrece, no puede dejar de regalarse un plato típico en lo que se considera un restaurant típico de esta ciudad. Y los típicos restaurants romanos no son lujosos, ni románticos, ni tienen música de sotofondo, ni menús rebuscados... Los típicos restaurants romanos son trattorias, con manteles a cuadritos casi siempre rojos y blancos, con las mesas distantes apenas con espacio para sentarte, con luces altas, muchas veces blancas, sin música y con menús simples,  lugares en donde casi siempre se come bien, pero bien bien!...

Obvio ese mismo turista cuando entra a una de esas miles de trattorias no quiere dejar de probar nada:  empieza pidiendo una entradas mixta -antipasti- frita tan característica (olive ascolane- aceitunas rellenas con carne-, fiori di zucca, suppli -torrejitas de arroz),  sigue con algún tipo de pasta (aunque si pudiera y si el cuerpo lo permitiera probaría mas de uno), si le queda hambre pasa a la carne y al final, casi con un poco de esfuerzo cierra el círculo con el tiramisú!

El menú del  italiano típico no varía mucho a este que desea el turista, solo que se semplifica aún mas, porque no incluye el condimento del deseo de probarlo todo (para probarlo tuvo y tiene una vida por delante!) Entonces nunca, pero nunca, pediría mas de un plato de pasta, o algo que se le pareciera, como tantas veces lo hace el  turista...

Y tanto que quien escribe y su amiga Laura,  un día después de pisar tierra italiana por primera vez en marzo del 2002, entraron a un restaurant típico de esta ciudad, acompañadas por un italiano d.o.c (que no era otro con quien comparto la responsabilidad de la perrita, casa y hasta una hija) y sentadas con los ojos cruzados de frente al menú, las dos decidimos pedirnos un tris de pasta para cada una... Cómo hacer para elegir entre todos esos tipos de pasta?. Y si, porque el tris, es la version turística de algunas trattorias del centro para satisfacer los deseos de ese turista que de pastas las quiere todas!  Y no es otra cosa que un plato normal con tres versiones de pasta, con salsas distintas.  Digamos que mas que aceptable, casi perfecto para nosotras dos!... . Recuerdo que Massimo nos miró a las dos y con mucho tacto nos dijo que el no mezclaba los sabores, que en realidad no era una cosa se se usaba mucho...

Nunca mas volví a recordar ese tris de pasta (ni a pedirlo después de esa recomendación), ni los consejos de Massimo y  casi me había olvidado de esa noche y del lugar, hasta que el sábado salimos con amigos y entramos un restaurant a metros de Plaza Navona  muy frecuentado por romanos y también por turistas...

Y la sorpresa al entrar fue el darme cuenta que ese restaurant era el mismo donde habíamos estado esa primera noche  italiana hace mas de 8 años, que las luces, las mesas, el aroma eran los mismos que ya no estábamos nosotras dos pidiendo un tris de pasta,  pero en su lugar había una mesa de turistas que lo pedía... que el plato tenía los mismos colores, y tan fuerte era el DejaVu que casi hasta me pareció sentir los sabores otra vez..!
Que pidieron, también como nosotras ese día, un tiramisú de postre...

Y si bien también esta vez Massimo estaba sentado en la mesa conmigo..  me faltó Laura, pero me llené de recuerdos, de viejas frases, de esos momentos tan lindos cuando mi futuro mas que una hoja en blanco era una hoja borrosa llena de dudas e incertidumbres!.

6 comentarios:

Mai dijo...

Acà lo llaman "assaggini di primi" y te traen una fuente con un poco de cada pasta... Max tiene razon, es cierto eso que mezclas tantos gustos que al final no terminas disfrutando ninguno!

Lindas las anecdotas de recien llegada.

Besos

Yeyu dijo...

q emocion volver a revivir ese deja vú!
yo asocio mucho los aromas a las situaciones.
para mi el romero es italia. :)))

Betty dijo...

Un post nostálgico y romántico!! Apenas pisaste Roma conociste a Massimo??

En cuanto al tris... me llama la atención que mi marido no lo haya pedido, ya que se probó toooodas las pastas, tal vez no haya descifrado lo que era jaja

Besos

Tartufa dijo...

Que lindo post lleno de bellos recuerdos.
Saludos

Maguita dijo...

qué lindo post Marce!! yo no vine nunca a Italia como turista, sino siempre como "novia de", jaja. Así que fue Pablo el que me fue introduciendo a la cultura y gastronomía italiana... los primeros meses me cocinó tantos risottos y pasta con pomodorini freschi que volví rodando a Argentina!! :)
besos enormes!

doble visión dijo...

Me encantan tus crónicas/anécdotas MArce... Supongo que a todos nos pasará lo mismo: que nos llevas con vos con cada palabra.

beso
marcelo