sábado, julio 30, 2011

Abuela, hijas, nietos..

Tiempo de familia, tiempo que (por este año) se termina. Llegó La Abuela, cuando "Tato" (por ahora no me sale de llamarlo Marco, y tampoco Gael) tenía apenas 8 días y desde ese momento hasta ahora (que tiene 1 mes y 2 dias) todo cambió.  Todas esas cosas a las que no estoy acostumbrada me cayeron del cielo. La ayuda incondicional de quien renuncia a casi todo por ayudarte,  de quien te sorprende con esa comida que tanto extrañas y que nunca hay tiempo para preparar: las berenjenas fritas, las pizzas y el pan caseros, las torrejitas de arroz, las albondigas de carne y hasta la preocupación de llevarme el te con miel a la cama esos días que la garganta no me dejaba en paz... Días despuès llegó también la Tía, con toda su "música" y su alegría contagiosas.
La Abuelita se ocupó del nieto como solo las abuelas maternas pueden hacerlo.. el primer bañito y el segundo, el tercero, hasta convertirlo en un ritual que pertenecia solo a ellos dos, nieto y abuela, casi sin que yo me enterara.
Le pedi de quedarse mas, pero los tiempos a veces van respetados y ella prefiere que sea si.
Ayer fue el último día de una y hoy de la la otra y, como todas los años, me envuelve un poco de felicidad por las cosas que vivimos, la serenidad de todos estos días,  como angustia por las que no pudimos vivir, las cosas que nos nos dijimos y las incomprensiones, que no fueron muchas!.
Pero se superan.
Gajes de la vida lejos de la familia!