sábado, octubre 08, 2011

Heridas que no cierran

Terminamos de ver "Un Peso un dolar" y mientras el reía de las frases, de las situaciones y de toda las imágenes que muestran a la perfección la Argentina de los '90, yo buscaba pretextos para escapar y evitar la angustia que el recuerdo de esa postal me provocaba. Angustia que me dejó un sabor amargo, porque cuando me siento de frente a una pantalla para ver un film, prefiero siempre las historias que me distraen y no las que me recuerdan cosas que dejé atrás...
Y si, porque las heridas propias no cierran facilmente y por mas que este film trate de ser una comedia grotesca, creo que de grotesco tiene solo la realidad de los '90 argentinos, de la idea de primer mundo, de las privatizaciones, los retiros voluntarios,  los negocios que abrían y cerraban y las miles de familias que recomenzaron de cero con toda la energía que solo los argentinos tenemos.

Y aunque la realidad italiana no es precisamente una primavera, sino mas bien el inicio de un invierno (y no hablo solo de períodos anuales), nunca podrá provocar el frío húmedo en los huesos, ni dejará las cicatrices de las heridas vividas de (y en) tu propio país.

2 comentarios:

Der Mond dijo...

UNa cosa no me quedó claro quién se reía? tu marido? Si es así, es lo mismo que cuando nosotros vemos peliculas de la 2 guerra la miramos como espeectadores ... son cosas que no comprendemos porque no las vivimos. A mi también me dejó un sabor amargo nuestra crisis y ataques de pánico tambien. Pensá vivía en pleno microcentro... son heridas de nuestro país muy profundas y uno ahora viviendo en orden (no se como están las cosas en Italia acá por ahora esta todo under control) pienso mucho que flor de país seríamos si los politicos se dedicaran a gobernar ... aca los politico tienen a su vez su trabajo y la gente un trabajo digno y estudio ..nada de parasitos del estado. que se yo... yo te comprendo, lo que vivimos nosotros hoy es materia de estudio de los países del primer mundo que no le encuentran la pata a la sota para salir adelante...

Betty dijo...

No hay grandes diferencias con los 90... seguimos pensando que estamos en el primer nivel, porque compramos los LCD más caros del mundo en 50 cuotas... seguimos votando a los que te pagan por NO trabajar... siempre vamos a estar así, repetimos la historia periodicamente... por lo que no mires más esa clase films y seguí disfrutando del verdadero primer mundo, aunque ahora no estén en su mejor momento.

Un peruano que hace varios años vive en San Gimignano, me dijo que la diferencia entre Europa y América del Sur, es que en el primero se "roba" el 20% y se construye con 80%, mientras que en el segundo es al revés y creo que tiene mucha razón.

Besos