lunes, noviembre 21, 2011

Mi Casa, Mi Mamá, Mis Amigos. Mi Córdoba

Mi Casa,  las escaleras de la puerta, el zaguán. Mi habitación  grande, grandísima con los techos altos y los colores alegres con los que la pinté hace casi 20 años. El patio, ya no tan grande como antes culpa de las rejas. La cocina,  el mismo reloj que me dio la hora por casi 23 años mientras desayunaba para ir a la escuela, a la facu, al trabajo...

Mis Cosas, mis viejas cosas, las fotos, el viejo equipo de música, los espejos de la habitación que reflejaron tantas veces mi cara, mis cambios, la cama, las mismas sábanas de hace 10 años, la luz que se refleja por la pequeña ventana del patio..

Mi Mamá, la misma de siempre, pero ahora mas en su rol de abuela que de madre, ella que va a dormir tarde, bien tarde y a la mañana siguiente te hace encontrar la ropa planchada, ella que disfruta sus nietos, que rescató todas las viejas muñecas de nuestra niñez para mostrarselas a Maia, que le compra La valijita para que juegue, que le dio la fruta por primera vez a Marco, y que está mas que feliz con su casa llena de vida otra vez...

Mi Barrio, ese barrio que ya no es el mismo de antes, que de a poquito se está quedando sin el sol que un día tuvo  (gracias o culpa-de las nuevas construcciones)  pero que sigue siendo Mi Barrio, las veredas anchas,los pocos árboles, las casas que ya no están y los edificios que aparecieron en su lugar como si fuera por arte de magia...

Mis viejos vecinos, esos que encontrás en la puerta de casa/negocio de mi mamá y que aún me llaman Marcelita (quizás porque siempre quedé chiquita) y que te saludan con tanta alegría que no podés no sentir felicidad. Esos que quieren llevarse a Maia a su casa para que jueguen con sus hijos y me ofrecen llevarla a danza o a natación. Y hasta los nuevos Vecinos, esos que trajeron y armaron la cuna con las sabanitas y hasta  la frazada para Marco,  esa otra que me dice si querés te presto el auto, o  esos que esperaban conocerme después de todas las veces que habían escuchado algo de mi.

Mis Amigas.  La que llama 3 veces al día para saber como estoy y que viene a casa cada vez que sale de la suya para que la acompañe al super, a la farmacia, o solo para estar un ratito conmigo como queriendo recuperar los años perdidos. La que se organiza y se reserva mi presencia solo para ella desde antes de mi llegada y me viene a buscar contenta para llevarme a su casa y me dice, qcuando quieras te llevo, pero yo no quiero irme, porque la pasamos lindo..!. La que se pidió los días libres en el trabajo para estar conmigo y con los hijos de las dos. La  que esta vez espera que mi tiempo nos permita vernos no siempre en grupo sino también solo de a dos...

Mi Córdoba, la del taxista que maneja como si estuviera el el rally de las sierras y se enoja porque le digo que vaya despacio, esa del desconocido del bar que te hace la broma porque el bebé se durmió, la del cajero del banco que te dice Como estás como si te conociera de toda la vida, pero sobretodo la misma ciudad dulce, simpática y amable de siempre.

Y si, estoy en Mi Casa, con Mi Mamá, Mis Amigos, Mis Vecinos, Mi Córdoba y lo estoy disfrutando mucho!  
 

4 comentarios:

Mai dijo...

Qué lindoooo!!!
Como te envidio Marce! Disfrutalo mucho!
Beso grande

Acacia dijo...

UN beso! ME encantó. Tan espontanea la descripción!!
A mi me pasa tan parecido...
Y si, estamos las dos del mismo lado ahora...
Disfrutá!!! Che, lo que falta tal vez: tratar de que los chicos se hagan a los sabores nuestros, y los sms que van y vienen...
BESOTE!!!!

Maguita dijo...

qué alegría Marcee!!! estuve un poco ausente de los blogs, con mucho trabajo y trabajo de mamá, pero te pensaba... en estos días Marce estará en Cba!!! cuándo volvés a Roma?? era un mes, no?? muchos besos y disfrútense a full!

Betty dijo...

Córdoba es única... y más para quien se crió ahí... me imagino cuanto lo estás disfrutando!!

Besos