martes, febrero 28, 2012

Comparaciones...

Domingo por la tarde.
El, en su rol de papá, decide salir a pasear solo con ella.
El, orgulloso romano decide llevarla a Villa Borghese, un parque natural lindísimo casi en el centro de la ciudad.
El cree de hacerla la nena mas feliz del mundo, en el lugar mas lindo...
Hasta que ella, mira el parque pensativa y le dice:
- Pero, los parques de Aryentina son mas lindos que este...
Y el traga saliva (equivalente a un elefante), sonríe y hace de cuenta que no escuchó nada...

(mas tarde, preguntándole, comprobé que ella pensaba al Parque de las Tejas, en Córdoba, donde pasamos algunas tardes entre chorros de agua de colores y miles de juegos)...

viernes, febrero 24, 2012

Cosas que pasaron en estos meses....

Volvimos a Roma a mitad de diciembre, y desde ahi pasaron muchas cosas,  se que estuve un poco fuera de juego, pero trato de contar algunas..

La hazaña de Navidad
Pasó la Navidad, un poco en familia (la cena del 24) y un poco con amigos (el almuerzo del 25). Y acá me detengo porque a veces hay cosas para contar que cuando suceden parecen casi trágicas, pero cuando pasa el tiempo resultan cómicas. La relación de mi maridito con los fierros  nunca fue digamos cercana. Odia manejar, el auto es para el solo un medio de transporte con cuatro ruedas que para el no irían ni cambiadas, aceite que no iría nunca recargado, limitándose solo a cargar el tanque practicamente cuando la agujita nos saca la lengua desde el tablero. Así estábamos el 25 de diciembre a las 12 del mediodía en la autopista Roma- Florencia (nuestros amigos nos esperaban para el almuerzo de Navidad), cuando paramos en una estación de servicio. Hacía frío, Max bajó del auto, cargó 50 euros y cuando estaba por pagar, la empleada le dice tu auto es gasolero, acabas de cargar nafta...! . Como el tanque estaba lleno, la empleada nos aconsejó seguir y apenas se vaciara un poco cargarle gasoil. Partimos y 15 minutos después Maia, que hasta el momento dormía, se despierta diciendo que se sentía mal.  Paramos al borde de la autopista, bajamos, la hacemos tomar un poco de aire y cuando subimos de nuevo el auto no arrancó. Eran las 1245 del 25, nuestros amigos y su familia tenían la mesa preparada y nosotros estábamos a 15 minutos de Florencia con el auto gasolero lleno de nafta. Después de minutos de no-saber-que-hacer  nos reactivamos, llamamos a nuestro amigo, a la grúa, e increíblemente (no por el primero sino por la segunda), en solo 40 minutos estábamos los 4 camino a Florencia en otro auto, mientras la grúa se llevaba el nuestro al taller para vaciarlo. Aún no entiendo cuanta suerte tuvimos en encontrar una grúa que viniera el 25 de diciembre a las 13:15 a buscar el auto, porque en este país el almuerzo de Navidad es sagrado y nadie quiere renunciar a el! Asi que. a pesar del error, pudimos hacer el brindis de Navidad en Florencia solo 1 hora mas tarde de lo previsto.

Año Nuevo
El 27 de diciembre llegó la hermana/cuñada y ahora casi-solo-tía desde Londres, con una valija chiquita con sus cosas y una mediana llena de regalitos y sorpresas para los sobris.  Maia la esperó con unos dibujitos y mucha ilusión.  Dorita es la tía que yo querría tener para mí, por el tiempo que dedica, los juegos que prepara y el modo de divertirse. Y por eso estoy contenta que sea la tía que tienen mis hijos.
Festejamos la llegada del 2012 con otros amigos argentinos en lo que Maia llama el restaurant de los amigos de mamá, porque es donde voy sola todos los meses con mis amigas.

El trabajo.
El 3 de enero, después de casi 8 meses (estaba en licencia desde el 8 de mayo), volví a mi trabajo. Todos preguntan si fue duro y la verdad que no, ya tenía ganas y digamos la verdad, al final recupero algunas horas para mi, que no son mías sino del trabajo!... Maia va al jardín (que está al lado de casa) y Marco se queda con Tatiana.. Un capítulo aparte. Una joyita de persona que me permite salir de casa con toda la serenidad del mundo, una compañera que te da consejos, que propone soluciones, que me prepara sorpresas, que trata de ayudarme en lo mas posible y a quien mi hijo recibe con una sonrisa inmensa cada mañana, mejor que eso, nada!
A pesar de Tatiana y de estar contenta por volver, re-organizarme  con la casa, con los horarios, no fue nada fácil, pero hoy digo que era solo cuestión de tiempo...


Febrero y la nieve
Febrero fue un mes frío, de esos que no recuerdo. Tan frío que me tocó sacar afuera esos pulloveres y medias de lana que yo odio usar!! Tan frío que finalmente  después de una larga espera. el sábado 4 de febrero cuando levanté las persianas de casa me encontré con esto.

Así que desayunamos con esta luz  y este silencio increíbles, preparamos a Maia, y bajaron a hacer ese muñeco de nieve que ella tanto quería. Yo que no amo este sentir frío, me quedé con Marco en casa, mientras desde el balcón hacía de vestuarista, buscando en los cajones todo lo que podía ser perfecto para el primer muñeco de nieve de la historia de Maia.
Y así quedó



Mientras tanto, los chicos crecen. Maia crece que a veces parece grande y otras chiquita. Crece que adora a su hermano tanto como el la adora a ella. Crecen juntos, unidos, en ese espacio chiquito que tienen solo para ellos, su cuarto, y donde  muchas veces se quedan solos mientras yo trato de hacer algunas cosas de casa o mientras cocino. Entonces ahí disfrutan a su modo, sin imposiciones, disfrutan de estar ellos dos con esos otros dos en el espejo, que no son otros que ellos mismos. Y pasan cosas como esta...




Y así llegamos a marzo.
Marco con ocho meses, algunos kilitos de mas, dos dientecitos que salieron sin hacer ruido ni dolor y  la misma paz de siempre.
Y Maia con sus 4 añitos, con esa mezcla de grande y de chiquita y con esa misma socialidad de siempre.