lunes, julio 23, 2012

Soledad, silencio, lágrimas y sonrisas

Vuelvo a casa del trabajo un poco mas tarde de lo habitual. Abro la puerta y todo está como lo dejé.. Luna no me salta encima para saludarme y el silencio es tan fuerte que casi aturde..Apoyo la cartera arriba del mueble y entro, paso por la habitación de los chicos y Marco no está, no está durmiendo como siempre lo hace a esta hora. Es desde ahí que viene el gran silencio de la casa, del vacío  del orden quieto e inamovible de esa habitación desde el 27 de junio que ellos se fueron al mar con mi mamá... Los extraño pero no estoy mal, porque se que ellos están bien y mientras tanto trato de disfrutar de esta soledad, de encontrarle un sentido a este silencio a esta libertad de horas a la que estoy tan poco acostumbrada...
Pero a veces, cuando siento que mi oxígeno no llega al viernes, acumulo horas en el trabajo y me escapo los jueves para quedarme todo el fin de semana con ellos.. Me siento como si fuera una de las mamás de Criadas y Señoras (The Help) que dejan sus hijos el manos de otras personas, pero se que es por el bien de ellos y es un modo de darles el espacio para que puedan establecer una relación con mi mamá sin mi interferencia!
Mi mamá está con ellos, bien cuando está con buena compañía y mal cuando no.. Ella somatiza de ese modo. Pero cuando veo que esta con Marco, que le prepara la leche, cuando veo que el la mira encoje los hombros y le sonríe.. cuando Maia prepara los bombones de chocolinas con coco y dulce de leche con su abuela y después pregunta a todos contenta si les gustan. 
Son tantas las cosas lindas de la vida, tantos los motivos para disfrutarla, y en momentos en los que nos enteramos que alguien se fue para siempre, es mejor tener muchos de estos lindos momentos vividos para recordar y poder sonreir en medio de las lágrimas.
A vos Su, que fuiste un pilar importante en nuestra familia... 
Arrivederci!